Cartas de Néstor Perlongher, presentes en “Correspondencia”

Antes que escritor, Perlongher fue un activista del deseo que luchó poniendo su cuerpo y su escritura (que para él iban juntos) al servicio de la transformación social en términos micropolíticos. En ese sentido esta Correspondencia ocupa un lugar clave dentro de su obra como la narración de su experiencia, de sus afectos, y espacio de reflexión política y afectiva.

[sin fecha]

Néstor Perlongher, Correspondencia (Mansalva, 2016)

Néstor Perlongher, Correspondencia (Mansalva, 2016)

Querida Nelly:
Llegamos a Bahía casi por accidente: la culpa fue mía que casi por dármelas de sabihonda me abalancé sobre una agencia de la Vasp (que acá los brasileros tienen una especie de imposibilidad estructural de pronunciar una consonante aislada: convierten “underground” en anderigranshi), llaman vaspi y las ladinas, aprovechándose nuestro chanturreado portuñol, nos envasaron en unos vuelos regulares que hacían escala en Manaos, Brasilia, Iquitos, Belo Horizonte, Río, Ilheus y Cayena, de modo que viró extenuante periplo, subidas y bajadas incesantes que nos tenían a maltraer, con las parvas de feijão y los marasmos de abacaxi alborotándose en ese permanente aterrizar –sobresalto en cuyo curso las visitas al baño son como desaconsejables). Agitado itinerario éste que obedece, antes que al capricho de los geómetras, a profundas motivaciones licoreras: la pinga (cachaça) no viene con el limón exprimido, sino que la batida la bate el mismo avión en sus crónicos espasmos.
De entrada nos sentimos muy vivas de haber hecho las reservas de hotel, porque vimos montones de gente que, por no tener reservas, dormían en la puerta de los hoteles, o en cualquier parte de la ciudad, tanto de día como de noche: de modo que bahía es un enorme dormidero público, lo que, superada la sorpresa inicial, no deja de tener sus ventajas: uno no tiene necesidad de llegar a casa para dormir la siesta, puede desplomarse y echarse un sueñito en cualquier parte, con el consiguiente ahorro de energías, y sin mayores problemas, ya que los nativos respetan prolijamente a sus durmientes, como parte del culto al letargo aletargado al que parecen entregarse no sólo –y largamente– los oriundos, sino contagiar a los visitantes del vicio de la indolencia. De modo que pasamos la mayor parte del tiempo yaciendo en las arenas de la Barra, que es la playa de moda, en uno de cuyos rincones se arraciman, en fraternal connubio con las notorias bichas del sector, las familias pequeñoburguesas, dejando en resto de la playa libre para una dilatada población de hombres jóvenes y negros deliciosos. A diferencia de lo que sucede en Mar del Plata, el yacer no es permanentemente interrumpido por los aplausos que marcan el hallazgo de un niño perdido y que preanuncian la aparición, entre un desfiladero de claques, de madres llorosas que se entretuvieron mirando a un vendedor de coxinha (coishiñas) y perdieron al chico. Ya que en Bahía lo que sobra son los niños, y la mayoría acostumbra a emprender paseos tan dilatados que olvidan el camino de regreso y se quedan para siempre deambulando por Pelourinho o Campo Grande, pidiendo sistemáticamente “grana” para el ómnibus.
[inconclusa]

Notas

1. Borrador inconcluso, presumiblemente de diciembre de 1985, o principios de 1986, ya que Perlongher viajó a pasar el año nuevo a Trancoso, Bahía, en ese año.
2. Grana: en gíria, o argot brasileño, significa “guita”.


S. Paulo, 4.2.91

Adorado Roberto:
Ahora que un leve sosiego o resuello en el relleno resbaladizo me dan las miasmas que inerte me sujetan al humor transpirado de las sábanas, ni de seda ni de lino, levemente liberto, si antaño del yerbal, hoy del algodonoso estuche de las fiebres, que no de los sudores, ni del destartalamiento marinero, doy, heroica de la sillita negra frente a la maquinería de las yemas tanto tiempo vacantes, rienda al amor, a la saudade, al grito por qué no que las he pasado más turbias que marsopa en el golfo.
Gracias por tus llamados. Anduve como el orto. Debí salir corriendo, ser arrastrado, en medio de la noche tropical, en pos de un hospital público antológico con yacientes en los pasillos, atolondrado por fiebres de 40 grados que no cejaban en su empeño calenturiento, y duraron tres días. Quedé más inane que antes. Ahora gozo la leve vacación de una precaria mejoría. Que me permite deambular de a ratos por los habitáculos del jardín general, sin conseguir con todo aventurarme por los meandros callejeros. Si las divinidades me auxilian, planeo viajar a Baires en marzo. Mucho me gustaría, si lo logro, llevar los originales de Aguas Aéreas que amantísimanente te propusiste copiar. Si te parece que hay poco tiempo, mucho te agradecería que tratases de avisarme, así intento juntar mis fuerzas y abocarme. Noticia buena: he conseguido enviar a la traductora las traducciones discutidas y otras que a los otros vates caben. Eso ha sido la semana pasada, de modo que aun no tengo respuesta de ella.
Un beso grande como una irisela en las estepas de Roussel.
y espero tus noticias. Gracias

Néstor

N. PERLONGHER
R. General Jardim, 630. Ap. 13– 01223– S. Paulo. SP– Brasil
OBS : Te llegó Parque Lezama? Se deslizaron varias erratas.
Releo Aguas Aéreas y las repeticiones me apabullan. Indulgencia o terror?
Roberto de mi corazón, no sabés cuánto te agradezco tu payeril gauchada de vate.
Espero tus noticias, si podés llamáme.
Un besuqueo transplatino de Néstor
Néstor Perlongher
R. General Jardim, 630. ap. 13
01223. S. Paulo. SP. Brasil.
Tel (011)231-3614

Querido, tan difícil conseguir que este envío llegase al correo! Lerda demora!


S. Paulo, 19.5.92

Querido Marcelo:
Albricias por tu carta. Consternábame la brevedad de mi postal neoyorquina y andaba –entre nanas y ñoñeces– pensando en escribirte. A pesar de que trato de no darle bola a la fatal dolencia que me acosa, ella insiste con sus tentáculos dolorosos: primero con una diarrea que aún me liquida (para combatir la cual tuve que comprar un oneroso medicamento americano) y ahora, lo peor, un virus asociado al siniestro me atacó un ojo, originándole una irreversible pérdida parcial de visión (todo es un borrón, sin cuenta nueva) y dando lugar a una penosa aplicación de suero medicamentoso por vía
endovenosa, que insume mis mediodías en el centro hospitalar. Todo rodeado de amplias y elevadas fiebres, una perenne postración, todo me cansa. Estos días ando gracias a los santos médicos algo mejor, al menos de cabeza. Me he entusiasmado (?) más con una tesis de doctorado sobre Osvaldo Lamborghini, lo recordás?, que hace años debo hacer por exigencia de la universidad.
El grupo de tus amigos, se llama GDC o –como vos ponés– DGC*? Las siglas no son buenas* , evocan al DDC , medicamento experimental que estoy tomando junto con el AZT , que tras dos años comienza a enloquecer en sus efectos (provoca anemia y calambres!). Lo compré en N. York, también. Me llegó un extraño material editado a computador en USA de un norteamericano interesado en las locas argentinas. No consta explicación de ese interés en el boletín, que informa sin embargo de la legalización (jurídica) de la CHA . Bien que declaré al Clarín que la negativa de la personería era un arcaísmo. Vemos que ese lado se va normalizando*.
Vi también el caso de una loca perseguida que obtuvo asilo político en el Canadá y ahora pace con los yaks entre los altos hielos. El libelo se llama Kabuum (no parece una marca de mayonesa?) y el editor Sam Larson. Comentále a tus amigas para ver si saben quién es y por qué me lo manda, yo que ando más retirada que una MARTA (Maricas Anticuadas Totalmente Retiradas de Ambiente); nombre que podés proponer para la próxima disidencia.
De ello hablando supe que se ha roto el MAS* y fundado el Movimiento de Emancipación Nacional de los Obreros Socialistas, MENOS , cuya consigna es: Dónde el MAS pide MAS , el MENOS pide MENOS ! Si el MAS pide MAS salario, el MENOS pide MENOS libertad! La opción electoral sería así: más o menos.
Aquí los trotzkos no andan muy bien. Los echaron del Partido de los Trabajadores (supongo que por vagos) y además apoyan, increíble, las demandas salariales de los militares junto a la derecha más rancia. Qué absurdo, sueñan con Petrogrado que siquiera existe más.
Mis achaques me impiden por el momento viajar. No creo que me convenga ir en invierno. Creo que deberé ir sólo en setiembre. Pero capaz que me agarra la loca de la loca y parto raudo cual quien huye.
Admiro tus éxtasis artísticos. Yo estoy bastante solicitado: publicaré una plaqueta en Venezuela y versos en revistas mexicanas. Supe que salí en Diario de Poesía. Publico una columna mensual en Página/30, vela si podés. También salí en una publicación llamada El libertino, publicada por El Porteño. No la viste? Estoy curioso por saber qué me publicaron*.
Escribo, escribo y no me mandan nada. Un escarnio, una befa. Vi una película maravillosa, La Tempestad (Los Libros de Próspero) de Greenaway 6 . Leo mucho, por ahora cosas de teoría literaria.
Y las cucarachas? Hay aquí una repulsiva pasta japonesa que las ahuyenta. Y tu pie? No podrás hacer de cenicienta (ni de Esther Williams) en ese estado.
Acordate de
La Rosa
que te roza ambas mejillas
N Perlongher
Rua General Jardim, 630. ap. 13. 01223. S. Paulo. SP. Brasil

Notas
1. Gays DC (Gays y Lesbianas por los Derechos Civiles), grupo fundado en 1991 por Carlos Jáuregui (quien había fundado la CHA en 1984 dirigiéndola hasta 1987) tendiente al reconocimiento de igualdad de derechos civiles y laborales de gays y lesbianas, dedicado originalmente a la defensa legal contra la discriminación de personas portadoras de VIH /Sida. El grupo sigue funcionando en la actualidad como Gayles DC .
2. Ver el poema “Siglas”, escrito en 1978 y publicado en Utopía No 4, Bs. As., 1985. Poema lúdico-político que ironiza sobre las infinitas subdivisiones de la izquierda de los 60 y 70. Compilado en Prosa plebeya.
3. En 1991 la Corte Suprema de Justicia argentina falló en favor de la CHA , a la que le había sido denegado el pedido de otorgamiento de la personería jurídica.
4. MAS , Movimiento al Socialismo, partido trotskista fundado en 1982 por Nahuel Moreno, que luego de su muerte en 1987 explotó en una serie de partidos (Partido de Trabajadores por el Socialismo, Movimiento Socialista de los Trabajadores, Convergencia Socialista, etc) que parecen seguir el juego de palabras perlonghereano.
5. Se trata del cuento “Chola o el precio”, ver nota 4 a carta del 07/08/87.
6. La tempestad (The Tempest , 1991). Dir. Peter Greenaway.