César Aira – El pequeño monje budista (ebook)

$99.00

Formatos Epub & mobi ‖ 129 páginas

A

Un monje budista de Corea, ansioso por emigrar de su país hacia Europa o América, traba amistad con una pareja de artistas franceses que viajan por el lejano Oriente buscando templos a los que retratar con una innovadora técnica fotográfica. A través de esa búsqueda, la novela también puede ser leída como un tratado sobre la fotografía y el arte de apresar los instantes intangibles de todo lo que huye entre la luz y las formas. En esa fijeza de las imágenes después de ser reveladas, los personajes de esta novela verán cómo la lejana Corea se convierte en el país de la magia, donde casi cualquier cosa puede suceder.

Adquiera el ebook El pequeño monje budista, de César Aira en hasta 12 cuotas sin interés con Mercado Pago. Editorial Mansalva.
SKU: EB Monje Categoría: Tag:
Formatos Epub & mobi ‖ 129 páginas

A

Un monje budista de Corea, ansioso por emigrar de su país hacia Europa o América, traba amistad con una pareja de artistas franceses que viajan por el lejano Oriente buscando templos a los que retratar con una innovadora técnica fotográfica. A través de esa búsqueda, la novela también puede ser leída como un tratado sobre la fotografía y el arte de apresar los instantes intangibles de todo lo que huye entre la luz y las formas. En esa fijeza de las imágenes después de ser reveladas, los personajes de esta novela verán cómo la lejana Corea se convierte en el país de la magia, donde casi cualquier cosa puede suceder.

Adquiera el ebook El pequeño monje budista, de César Aira en hasta 12 cuotas sin interés con Mercado Pago. Editorial Mansalva.
Peso0.2 kg
Dimensiones22 × 14 × 1.5 cm

Fragmento

“…una mañana, en el patio de Daeungjeon, apareció muerto un caballo, aplastado contra las losas del suelo, el espinazo roto, la cabeza abierta y los sesos derramados; evidentemente había caído de una buena altura, y eso explicaba el ruido que poco antes del amanecer habían oído los monjes que ahora rodeaban cariacontecidos el cadáver; en la semivigilia habían creído que se derrumbaba una porción del templo, pero eran tantos los sueños que les mandaba el Buda a esa hora que habían preferido seguir en la cama.
Los monjes conocían a ese animal. Era un caballito chino importado que estaba harto de la vida y quería suicidarse. En su ignorancia de la botánica coreana, no encontró las hierbas tóxicas con las que poner discretamente fin a su existencia, y tomó la decisión de lanzarse al vacío…”