Lewis Carroll – Diario de mi viaje a Rusia en 1867

$340.00

Colección Poesía y Ficción Latinoamericana ‖ 96 págs. ‖ 14 x 21 cm.Lewis Carroll tenía treinta y cinco años cuando redactó este Diario de mi viaje a Rusia en 1867. Lo escribe entre Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo. Es el único viaje que Carroll hace fuera de su país. Aunque este diario se parece poco a las fantasías y las paradojas lógicas de sus otros libros, como la mayoría de ellos, éste también reproduce un clima onírico. Son apreciaciones que buscan consignar un asombro. Bruselas, Berlín, Potsdam, San Petesburgo y Moscú son pretextos para anotar simpatías y situaciones sociales, recorridos y vagabundeos.Descripciones sobre los hábitos extranjeros, listas y precisiones rodean estas entradas con horarios fechas y espacios. Como si se limitara a describir, casi catastróficamente, todo lo visto: teatros, palacios, museos, iglesias y sinagogas. Apunta en una de sus entradas: “Todo esto me va a servir más para recordar que para transmitir cualquier idea de lo que vimos”.

Javier Fernández Paupy

 

Adquiera Diario de mi viaje a Rusia en 1867 de Lewis Carroll en hasta 12 cuotas sin interés con Mercado Pago. Editorial Mansalva, lo que hay que leer.Prensa:

SKU: EP 6 Categoría:
Colección Poesía y Ficción Latinoamericana ‖ 96 págs. ‖ 14 x 21 cm.Lewis Carroll tenía treinta y cinco años cuando redactó este Diario de mi viaje a Rusia en 1867. Lo escribe entre Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo. Es el único viaje que Carroll hace fuera de su país. Aunque este diario se parece poco a las fantasías y las paradojas lógicas de sus otros libros, como la mayoría de ellos, éste también reproduce un clima onírico. Son apreciaciones que buscan consignar un asombro. Bruselas, Berlín, Potsdam, San Petesburgo y Moscú son pretextos para anotar simpatías y situaciones sociales, recorridos y vagabundeos.Descripciones sobre los hábitos extranjeros, listas y precisiones rodean estas entradas con horarios fechas y espacios. Como si se limitara a describir, casi catastróficamente, todo lo visto: teatros, palacios, museos, iglesias y sinagogas. Apunta en una de sus entradas: “Todo esto me va a servir más para recordar que para transmitir cualquier idea de lo que vimos”.

Javier Fernández Paupy

 

Adquiera Diario de mi viaje a Rusia en 1867 de Lewis Carroll en hasta 12 cuotas sin interés con Mercado Pago. Editorial Mansalva, lo que hay que leer.Prensa:

Peso0.2 kg
Dimensiones22 × 14 × 1.5 cm

Fragmento

“Esta noche, al subir a mi habitación, descubrí que no había agua para la mañana ni toalla; y para agregar nerviosismo a la situación, la campana (que habría llamado a un mozo alemán) se negó a sonar. En esta agradable emergencia tuve que bajar y encontrar un sirviente que, por suerte, era el encargado de mi pasillo. A él me dirigí con esperanza, en alemán, pero no sirvió de nada: sólo sacudió salvajemente la cabeza, por lo que me vi obligado (en una rápida consulta del glosario) a hacer mis pedidos en ruso, lo que hice en un estilo muy simple, ignorándolo todo menos las palabras principales”.