Albertina Carri / Juliana Laffitte – Retratos ciegos

$ 970

Adquirí Retratos ciegos  de Albertina Carri y Juliana Laffitte y recibilo en tu hogar o retiralo por Villa Crespo, CABA. Además, llevando tres libros o más el envío es gratis en CABA. ⁣

Poesía y Ficción Latinoamericana ‖ 154 págs. ‖ 14 x 21 cm.

Retratos ciegos, de Albertina Carri y Juliana Laffitte, reúne poemas de una singularidad excepcional y dibujos hechos sin mirar, expresionistas, como si los ojos cerrados de la artista fueran una cámara oscura que registra el silencio que duerme en cada palabra. Este libro, como suele pasar con los pequeños tesoros, es un descubrimiento, una unión feliz de psicodelia, delicadeza y sensibilidad. Porque en este cruce de hemisferios se conjuga una tercera dimensión en la que se revela el gran secreto de la amistad.

Francisco Garamona

Las líneas bien valen un relato. Puestas de manera desnuda, a la vista, son mucho más que relatos. Se afirman, se niegan, se anudan, se afianzan, se cruzan, se erizan, se desdoblan, se multiplican. En una estabilidad impaciente, de recorrido por las calles, sin aliento, con palabras que tiemblan al lado. “El miedo a todo, los labios ávidos”. Unidades plurales, introspectivas y solicitantes. Clocks are clouds, decía algún lógico. Como cualquiera de las semejanzas, estas reconocen su altura de retratos ciegos, en espiral, de Frank Auerbach a Stevie Smith, la irremplazable gesticulante. Y acentúan apenas –atenúan– esa urbana incredulidad que ronda las contratapas.

Luis Chitarroni

En Retratos ciegos, una zapatilla tirada en la calle le pregunta a la otra: contame… ¿de dónde venís?

Hoco Huoc

Del cuerpo papel/dibujo, al cuerpo papel/palabra –donde un ojo pierde la vista, el otro lo repone deformado– el pasaje es eléctrico, tiene la velocidad del deseo. Más allá de la fulgurante revelación poética de Carri y del trabajo asombroso y espectral en las imágenes de Laffitte, el dibujo/poema –esa conversación– es la singularidad, la criatura del cuerpo prodigioso: forma, palabra, recuerdo/mirada, línea, sexo/mancha, risa, piel; galvanizados. Así la criatura abre la boca y nos muestra su lengua intrépida.

Mercedes Araujo

ISBN: 9789878337241 Colección: Etiquetas: ,

Descripción

Adquirí Retratos ciegos  de Albertina Carri y Juliana Laffitte y recibilo en tu hogar o retiralo por Villa Crespo, CABA. Además, llevando tres libros o más el envío es gratis en CABA. ⁣

Poesía y Ficción Latinoamericana ‖ 154 págs. ‖ 14 x 21 cm.

Retratos ciegos, de Albertina Carri y Juliana Laffitte, reúne poemas de una singularidad excepcional y dibujos hechos sin mirar, expresionistas, como si los ojos cerrados de la artista fueran una cámara oscura que registra el silencio que duerme en cada palabra. Este libro, como suele pasar con los pequeños tesoros, es un descubrimiento, una unión feliz de psicodelia, delicadeza y sensibilidad. Porque en este cruce de hemisferios se conjuga una tercera dimensión en la que se revela el gran secreto de la amistad.

Francisco Garamona

Las líneas bien valen un relato. Puestas de manera desnuda, a la vista, son mucho más que relatos. Se afirman, se niegan, se anudan, se afianzan, se cruzan, se erizan, se desdoblan, se multiplican. En una estabilidad impaciente, de recorrido por las calles, sin aliento, con palabras que tiemblan al lado. “El miedo a todo, los labios ávidos”. Unidades plurales, introspectivas y solicitantes. Clocks are clouds, decía algún lógico. Como cualquiera de las semejanzas, estas reconocen su altura de retratos ciegos, en espiral, de Frank Auerbach a Stevie Smith, la irremplazable gesticulante. Y acentúan apenas –atenúan– esa urbana incredulidad que ronda las contratapas.

Luis Chitarroni

En Retratos ciegos, una zapatilla tirada en la calle le pregunta a la otra: contame… ¿de dónde venís?

Hoco Huoc

Del cuerpo papel/dibujo, al cuerpo papel/palabra –donde un ojo pierde la vista, el otro lo repone deformado– el pasaje es eléctrico, tiene la velocidad del deseo. Más allá de la fulgurante revelación poética de Carri y del trabajo asombroso y espectral en las imágenes de Laffitte, el dibujo/poema –esa conversación– es la singularidad, la criatura del cuerpo prodigioso: forma, palabra, recuerdo/mirada, línea, sexo/mancha, risa, piel; galvanizados. Así la criatura abre la boca y nos muestra su lengua intrépida.

Mercedes Araujo

Prensa

María Paula Zacharías para La Nación: https://www.lanacion.com.ar/cultura/berlin-buenos-aires-dos-amigas-y-una-correspondencia-nocturna-con-los-ojos-vendados-nid06072021/

Dolores Pruneda Paz para Télam: https://www.telam.com.ar/notas/202105/554334-carri-estamos-viviendo-un-momento-muy-tanatico-y-hay-que-aprender-a-vivir-con-la-perdida.html

 

Un poema

16.⁣
No tenía que suceder, eso está claro⁣
pero sucedió⁣
su concha despojada bañándome los ojos⁣
cabalgándome los maxilares⁣
embadurnándome las pupilas.⁣
No sé quien lo pidió, ahí nos encajamos⁣
los poros de su piel donde alguna vez hubo pelo⁣
tan, tan hambrientos, la ausencia los volvía voraces⁣
la falta los hacía fuertes.⁣
Me succionaron las arrugas de los labios⁣
sobre los dientes soltaron partículas eléctricas⁣
titanes incansables de fuerza estrafalaria⁣
sacaron sangre de las encías⁣
líquido viscoso descendiendo desde mis ojos⁣
la concha pálida,quebrada la imagen⁣
de contornos serpenteantes⁣
acondicionada en la finura de un agua clara.⁣
El miedo a todo, los poros ávidos⁣
famélicos guerreros, luchadores incansables del deseo⁣
me trituraron la lengua, pedacitos en el sillón⁣
en las sábanas al suelo,⁣
el perro los olisqueaba, con desconfianza⁣
algo no le gustaba, sabían a algo temerario⁣
o algo endemoniado, quien sabe.⁣
Las papilas mortificadas buscando asistencia, ardidas⁣
empapadas de palabras charlatanas me contaban⁣
de una piel sobre otra piel⁣
excitándose con el milagro⁣
todo mi cuerpo agnóstico⁣
derribado en esos minúsculos⁣
microscópicos, feroces⁣
huecos tragones.⁣
Sus poros: mi comedia.⁣